La Venta de Vargas, ha cerrado sus puertas tras dar positivos en COVID-19 dos de sus trabajadores. Así lo han comunicado a través de las redes sociales de su empresa.

«Sabéis que hemos dado estricto cumplimiento a todas las medidas higiénico sanitarias y a las distancias de seguridad establecidas, pero es imposible controlar las formas en las que ataca el virus fuera de nuestro establecimiento», aseguran en Facebook.

Desde la Venta de Vergas, aseguran que para ellos lo primero es la salud y bienestar tanto de sus clientes, como de sus trabajadores. Es por ello, que en un ejercicio de responsabilidad han cerrado su local hasta nuevo aviso.

Desde la venta esperan que todo esto pase y poder abrir las puertas al público de nuevo.