Un informe técnico de la Junta destacó la falta de condiciones en los que se encontraban las piezas

La concejal del Partido Popular (PP), María José de Alba, ha denunciado la actitud demostrada por Patricia Cavada al anunciar recientemente la realización del inventario patrimonial del Museo Histórico de la localidad.

“El patrimonio de los isleños ha estado cinco años en cajas, arrumbado por el suelo”, denuncia De Alba como contestación a los “logros” de la alcaldesa socialista. “Lo que ha hecho es simplemente lo que debería haber ordenado desde un principio, cuando decidió cerrar el museo para construirse otro despacho”.

Con esto, la edil popular hacia referencia a la decisión adoptada por Cavada en 2015 y ejecutada un año más tarde, de ocupar la sede del Mueso Histórico, en la calle Real 63, y ubicar allí las dependencias de Alcaldía. La decisión de la socialista fue calificada de “medida caprichosa”, puesto que desalojaba el único museo municipal de la ciudad para adaptarlo como “un innecesario y prescindible nuevo despacho”.

Para ello, Cavada se vio en la obligación de acondicionar un espacio público como almacén temporal de los fondos museísticos hasta que estos pudiesen ser expuestos en el Castillo de San Romualdo tras la obtención de la condición de museo, algo que continúa sin haber conseguido y solo achacable a la desidia municipal.

El lugar escogido para almacenar el patrimonio local fue el antiguo colegio Padre Franco que tuvo que adecuarse a la normativa vigente en materia de protección histórica.

Ante la sospecha de la mala conservación de las piezas museísticas, el PP inicio a preguntar por la cuestión al gobierno, no obteniendo respuesta que desvelase la verdadera situación en la que se mantenían los fondos museísticos no expuestos.

La falta de transparencia, y el oscurantismo del Gobierno de Patricia Cavada, llevó a los populares a pedir información sobre el estado de conservación del patrimonio local a la Junta de Andalucía.

“En el informe de la inspección, desarrollada por técnicos autonómicos, se detallan cuestiones alarmantes”, señala De Alba. Alude así a la conclusión del citado informe en el que se expone, entre otras cuestiones, “la falta de ventilación, alta temperatura y sensación de humedad condensada en el interior. A pesar de disponer de las instalaciones suficientes para el control de estos elementos, como aparatos de aíre acondicionado y deshumidificadores estos no se encuentran en funcionamiento”.

Además “hay zonas afectadas por humedades de condensación”, las cajas y objetos están “apiladas en rincones de forma anacrónica(…) y cubiertas de polvo y arenilla”; existe “ausencia de mantenimiento y limpieza”, no se controlan las plagas de insectos, entre otras circunstancias recogidas por los técnicos, que concluyen con una advertencia: es necesario corregir la situación en que se encuentran las piezas “ya que no garantizan su correcta conservación”.

Ante esto, Mª José De Alba censura el triunfalismo demostrado por la alcaldesa del PSOE y le recuerda que fue ella “quien creó un problema que no existía, y si ahora ha actuado no lo ha sido por voluntad propia, sino porque le obligan a ello ante la falta de cuidado que presenta el patrimonio público de todos los isleños. Por un capricho de Cavada se podido ha estar echando a perder siglos de historia local”.

Finalmente, la concejal del PP exigió a Patricia Cavada que explicase públicamente por qué en todos los registros museísticos y culturales, oficiales o no, sigue apareciendo como sede del Museo Municipal el número 63 de la calle Real, “cuando desde el Gobierno se señala que esas dependencias se ubican ahora en el Castillo de San Romualdo. Algo pasa aquí, y Cavada tiene que explicarlo. Le recordamos que por su actitud, el patrimonio de los isleños ha estado cinco años arrumbado, lleno de polvo y por los suelos”.