El ayuntamiento apuesta por la eliminación del cableado aéreo de la ciudad


El Ayuntamiento, a través del área de Desarrollo Urbano, ha  iniciado una campaña de requerimiento de eliminación del cableado aéreo de telefonía y electricidad que sobrevuela algunas fachadas y viviendas de la ciudad, sin contar en algunas ocasiones con garantía total de seguridad y las autorizaciones pertinentes, además de perjudicar a la imagen estética del municipio.

Tal y como sostiene la delegada del área de Desarrollo Urbano, Claudia Márquez, esta labor de gestión y eliminación del cableado de telefonía suponía “una asignatura pendiente desde hace años a la que tenían que poner solución, al afectar a distintas zonas de San Fernando, hasta el punto de preocupar a familias y comunidades de viviendas debido a las caídas y descensos de este cableado por las calles, fachadas o ventanas de viviendas habitadas, ademas de afectar al orden y el paisaje urbano de la ciudad”.

Desde el área de Desarrollo Urbano se está procediendo a la gestión para la eliminación tanto de postes como de cables de telefonía y electricidad en ámbitos y zonas tan emblemáticas desde el punto de vista cultural, social, económico y turístico como el Castillo de San Romualdo, Fadricas II,

la calle Cartageneras, así como también se ha procedido en otros casos localizados en zonas como La Ardila o San Marcos.

Asimismo, se procederá a la eliminación de los postes y líneas aéreas de telefonía de la calle Real y General Pujales y también se va a requerir el cambio del cableado de cobre a fibra, atendiendo a un compromiso alcanzado con la empresa.

Todas estas actuaciones, precisa Márquez, se han ido realizando conforme a la planificación acordada en las sucesivas convocatorias de la Comisión Municipal de Coordinación de Obras en la Vía Pública, a la que asisten además de los técnicos municipales de las distintas áreas, las compañías operadoras presentes en la ciudad.

En algunos casos, y a pesar de haber requerido el restablecimiento de la legalidad a las compañías operadoras para que retirasen el cableado aéreo instalado sin autorización, se han seguido detectando los mismos problemas de cruces de cables que se ejecutaba sin comunicación previa, por lo que se ha iniciado la tramitación de varios expedientes sancionadores, con el ánimo de restablecer la normalidad y retirar el cableado no autorizado.