El delegado de Presidencia y Desarrollo Económico, Conrado Rodríguez ha anunciado que el Ayuntamiento trabaja ya para la resolución del contrato con la empresa Galicia Events Crew, encargada de la gestión del Real Teatro de las Cortes.

Según el delegado de Presidencia, ahora queda un proceso largo de gestión administrativa, que ya se está estudiando para comenzar cuanto antes, la redacción del pliego de condiciones para licitar un nuevo contrato, ya que el vigente finaliza a mediados de junio.

De todos es sabido los problemas que desde el verano de 2019, se vienen sucediendo con la empresa adjudicataria del servicio. Lo último que este medio conoce es la demora de tres meses en el pago de las nóminas de los trabajadores.

Por su parte, el comité de empresa de los trabajadores del Real Teatro de Las Cortes, ha informado que a partir de este viernes, 4 de diciembre, comienzan una huelga para intentar presionar, tanto a la empresa como al ayuntamiento para que ponga remedio a la problemática que sufren.

De igual manera. Rodríguez ha dado ha conocer que quedan suspendidos todos los eventos culturales que se iban a desarrollar hasta final de temporada. Todo ello obedece, a la escasa venta de entradas, debido a las restricciones impuestas por la Junta de Andalucía con motivo de la pandemia. La Concejalía de Cultura ya ha comunicado a artistas y compañías la decisión, así como el compromiso de que se retomarán todas las actuaciones en el Teatro en la próxima temporada que se pueda desarrollar con normalidad. “Han agradecido todos los esfuerzos que hemos hecho hasta el último momento para mantener la programación a pesar de las necesarias restricciones para frenar el Covid que perjudican la asistencia y que impiden la llegada de personas de otras localidades, que es uno de los objetivos principales con los que se organiza este ciclo”, ha añadido el edil.

Esta resolución ya se ha comunicado a la plataforma Ticketentradas, que a su vez ya ha comenzado a comunicar a los clientes la fórmula para proceder a la devolución del importe de las entradas adquiridas para estos espectáculos.

El ayuntamiento ha aprovechado la coyuntura de la pandemia, para dar por terminado un contrato que ha traído de cabeza desde el comienzo, tanto a trabajadores como a la propia administración local. Este movimiento de ficha deja sin espectáculos al teatro hasta que no llegue una nueva empresa que se haga cargo de los mismos.