La Casería ha sido testigo de una concentración a las puertas de las casetas y negocios que la Demarcación de Costas ha anunciado que quiere derribar.

Sus propietarios han alzado la voz con pancarta en mano, para buscar solución al inminente derribo que se producirá en menos de dos semanas.

José Mari uno de los afectado por la decisión de Costas, ha explicado a este medio que la noticia les ha cogido por  sorpresa, y que “nunca esperaron recibir una carta en la que se informara de la intención de demolición»

La concentración que se ha producido, este viernes por la mañana, y que se ha convocado en apenas 24 horas por las redes sociales, ha contado con la participación de la Asociación de Vecinos La Inmaculada, afectados, vecinos de la zona y ciudadanos de otros punto de La Isla que han querido mostrar su apoyo incondicional a la causa.

La tónica dominante ha sido la falta de políticos en la cita matinal. De hecho muchos de los presentes, gritaban aquello de «¿Dónde está la alcaldesa?. ¿Dónde están los partidos políticos ahora?».  En la concentración se ha pedido justicia y la paralización del derribo. Y aseguran que lucharán por ello, ya que les quierren arrebatar el sustentos de sus casas, porque la mayoría de afectados son pescadores qlos mismos que guardan sus enseres en las casetas abocadas al derribo.

Desde la asociación de vecinos tienen miedo a que a consecuencia de la pandemia vuelvan a confinar, y Costas llegue con una excavadora y se lleve por delante todas las casetas. Una preocupación que les ronda en la cabeza desde que conocieran la noticia, esta misma semana.

Este colectivo solo esperan una solución favorable, a un problema que afecta a unas 60 familias y el pan de sus hogares.