Los agentes incrementan los controles durante los fines de semana para vigilar los espacios públicos y realizar inspecciones en los establecimientos de ocio nocturno

La Policía Local sigue redoblando sus esfuerzos para incrementar durante los fines de semana los controles en todo lo relativo al ocio nocturno y la vigilancia en los espacios públicos en la actual situación de la evolución de la pandemia.

Precisamente en el marco de esta actividad, agentes del cuerpo policial procedieron al desalojo de dos establecimientos por incumplimiento de las medidas y restricciones impuesta por las autoridades para frenar la expansión del coronavirus.

En el primer caso, se trata de un establecimiento al que acudieron los agentes y en el que se estaba celebrando una actuación en directo sin que se hubiera respetado el aforo establecido en las actuales circunstancias. No en vano, según se pudo comprobar en el marco de la actuación policial, en el interior del local se encontraban un centenar de personas, además de otra quincena en la puerta de acceso, cuando el aforo legal del establecimiento es de 75 personas que, además, debe estar limitado ahora al 60% del total.

Además, todos los clientes se encontraban consumiendo de pie, sin respetar ninguna distancia de seguridad, cuando la normativa actual establece que deba hacerse solo en la barra y en mesa o agrupaciones de mesas, siendo asegurando que se mantiene la debida distancia de seguridad. 

Del mismo modo, no se pudo comprobar que el establecimiento ofreciera servicios más allá de servir bebidas, lo que implicaría que tendría que permanecer cerrado. Además, tampoco tenía en su poder licencia de ocupación de vía pública, pese a tener montadas tres mesas en la terraza.

Ante estas irregularidades, la Policía Local procedió a desalojar el espacio como medida cautelar y preventiva, además de realizarle al propietario las correspondientes actas de denuncia por las infracciones detectadas. Cabe recordar que los pubs con música y salas de fiestas deben estar cerrados al público y sin posibilidad de ejercer tal actividad, comprendiendo las sanciones por este tipo de infracciones desde los 3.000 a los 60.000 euros.

También durante el fin de semana se produjo el desalojo de otra sala de la ciudad por diversos incumplimientos de las restricciones. De esta forma, cuando los agentes del cuerpo policial acudieron a inspeccionar el local eran las 3 de la mañana, fuera del horario permitido de apertura. Además, en su interior se encontraba un importante número personas sin guardar distancia de seguridad, sin mascarillas, consumiendo alcohol en grupo y fumando. Por todo ello se procedió al desalojo y se cursó acta de denuncia.

La Policía Local de San Fernando va a continuar con estos servicios en diferentes zonas de la ciudad, en prevención del cumplimiento de las medidas impuestas por el Gobierno en relación a la pandemia actual.