Este miércoles, los colegios concertados de San Fernando se han manifestado contra a Ley Celaá, ley orgánica de modificación de la LOE de 2006, y que vulnera el derecho que se recoge en la Constitución y que es el de la libre elección de educación  de nuestros hijos.

Las comunidades educativas de los  centros concertados de San Fernando, representadas por  padres, alumnos, directivos, profesores y PAS, han realizado este acto a las puertas de cada centro, quienes tras guardar  dos minutos de silencio, han leído un manifiesto en donde expresan el malestar ante la situación generada por la más que posible aprobación de esta ley y el deseo de continuar con la pluralidad de nuestro sistema educativo actual.

Los centros, La Salle, Carmelitas, Compañía de María y Liceo,  bajo el lema Stop Ley Celaá,  y tras la convocatoria de  la Plataforma Más plurales, Más Libres, Más Iguales, se han hecho visible en la ciudad, en un acto que ha unido a patronales, asociaciones de padres y madres y sindicatos, al objeto de frenar esta controvertida y polémica ley ( LOMLE), que atenta gravemente contra la libertad de enseñanza y que se  postula en favor de un control político de la educación.

«Las consecuencias de esta ley pueden ser letales para la enseñanza concertada, una educación de gran tradición y prestigio y que fomenta valores éticos, filosóficos o religiosos que contribuyen a la formación global del ser humano, siendo un modelo educativo elegido por un amplio sector de nuestra sociedad. Una ley en donde no se han tenido en cuenta a los agentes sociales de la educación y que se realiza en un momento muy poco oportuno ante la situación por la que atravesamos», aseguran los manifestantes.

El derecho a la educación es algo legítimo en nuestra sociedad y es el estado quien debe velar por su buen funcionamiento. De esta manera, la concertada convive con la enseñanza pública sirviendo esto para un enriquecimiento cultural, social e integrador de ambas.

Los manifestantes han manteniendo todas las medidas de seguridad derivadas por la COVID-19, porque son plurales, libres e iguales.