Ernesto Díaz y Ana Rojas se han reunido de nuevo con representantes del Sindicato del Bomberos (SBC) después de que se presentara una moción en el pleno exigiendo una auditoría externa en el Consorcio que aclarase el destino de 24 millones de euros “que no se ha llevado a cabo todavía, a pesar de estar aprobado también desde el pleno de la Diputación de Cádiz”, explica Díaz, candidato de Podemos a la alcaldía.

“Vemos que los bomberos siguen trabajando con materiales anticuados y desgastados, lo que aumenta el riesgo en cada servicio que realizan”. El sindicato se queja de que, por ejemplo, los trajes pesados –para trabajar en los incendios en viviendas- tienen más de 20 años, “perdiendo las cualidades ignífugas”.

Además de la falta de materiales y renovación de otros (como camiones, trajes, material de salvamento marítimo, la reforma de la sala de emergencias…) que hacen el servicio más precario, “también encontramos deficiencias en los propios derechos laborales de estos trabajadores, como las prejubilaciones o privatizaciones encubiertas de ciertos servicios, como el de la centralita”.

Díaz incide en la necesidad de “reclamar más derechos laborales para que el servicio funcione correctamente y La Isla cambie a mejor”.

Y aunque hay competencias que no dependen directamente de la gestión municipal, “sí vemos que ha habido dejadez por parte del gobierno local en cuestiones tan sencillas como la colocación  de señales verticales en los hidrantes –las tomas de agua urbanas para abastecer a los camiones cisterna-, una demanda que llevan haciendo desde hace mucho tiempo y que aún no tiene solución, cuando basta con la voluntad política”, critica Díaz.

Otro de los objetivos es “incrementar la plantilla de efectivos en la ciudad porque San Fernando crece en habitantes, pero el número de bomberos no. Tenemos actualmente 31 y se necesitarían al menos cinco más”.

El Ayuntamiento de San Fernando aporta 1,8 millones anualmente al Consorcio de Bomberos de la provincia de Cádiz.